22/12/16

Reseña | Percy Jackson y los Dioses del Olimpo IV: La batalla del laberinto - Rick Riordan




No es fácil ser un gran inventor (...) Siempre solo. Siempre incomprendido. Es fácil amargarse y cometer terribles errores. Resulta más complicado trabajar con personas que con máquinas. Y cuando rompes a una persona, ya no puedes arreglarla.

Volver al Campamento Mestizo
Honestamente, no me sentí capaz de leer la cuarta entrega de la saga Percy Jackson y los Dioses del Olimpo en cuanto la adquirí, por aquello de que tengo el don de olvidar muchos detalles y perderle el hilo a las tramas muy fácilmente. Por eso mismo decidí que lo más sano era volver a leer las tres primeras novelas. Conforme las iba leyendo, entré en una especie de trance en la que i) disfrutaba la lectura pero ii) también terminaba bostezando y recordando cómo terminaría la historia en sí. Aun así, logré una relectura heroica en la que me destornillé de la risa con tanta situación, loca y (hasta cierto punto) ridícula que ocurre en estas novelas. Lo que me encanta es que todas esas situaciones funcionan a la perfección y no quedan fuera de lugar. Para nada.


Bueno, el punto es que pueden imaginarme tomando y abriendo por primera vez La batalla del laberinto muy pero que muy emocionada. Me enganché increíblemente a unas cuantas páginas con la aparición de un personaje mortal, usado como recurso y rellenito suave en La maldición del Titán: Rachel Elizabeth Dare. Lo que me sorprende es que los libros de esta saga siguen la misma fórmula de siempre: Percy intenta estudiar en una academia para mortales + aparecen los monstruos + Percy regresa al campamento mestizo + existe una profecía/situación que lo hace dejar el Campamento + más monstruos, avalancha de personajes y situaciones graciosas y peligrosas + una gran revelación y la solución del conflicto. Claro, la mayoría de los libros siguen ese tipo de secuencia, pero como ésta es una saga notamos mucho más esa misma fórmula. Lo que me sorprende es que Rick Riordan sabe cómo trabajarla, cómo engancharte y hacerte sentir un montón de cosas. Jamás es repetitivo.


En fin, que así terminamos viajando con Percy a través de un laberinto subterráneo ubicado a lo largo de todo EUA. Bueno, quizá lo correcto sería decir que Percy acompaña a Annabeth en esta misión, dado que ella la dirige. También va el niño cabra cerrando el grupo. Volví a disfrutar de las aventuras de estos tres, de la tensión que últimamente hay entre Percy y Annabeth, de las apariciones de los dioses y todas las criaturas míticas. En verdad, es una novela muy variada de personajes y escenarios, llena de frases bonitas.

Debo confesar que temía el momento en el que Luke volviese a hacer su aparición. Una parte de mí quiere odiarlo y aborrecerlo porque es un traidor, pero eso no es tan fácil, aunque realmente no hayamos conocido un lado súper dulce y genial de él. A fin de cuentas, creo que Luke llena la talla de los villanos más populares de las sagas porque es tremendamente encantador a pesar de lo cruel que pueda llegar a ser. También, me gustó muchísimo que regresara Tyson, el hermano menor de Percy; la participación de Rachel Elizabeth Dare, para demostrar que los mortales también valemos lo nuestro y por supuesto, el gran encuentro con el dios Pan. Por cierto, hubo por ahí un giro en la trama que realmente me sorprendió y que no adiviné, así que eso me hizo chisporrotear de emoción.
En resumidas cuentas, creo que esta novela supera con creces a las tres anteriores y es mi favorita, sin duda alguna, por el laberinto y todos los monstruos y temores que alberga; además de la sensación de estar ahogándote a metros bajo tierra.

Los espirítus nunca son buenos consejeros. Tienen su propios intereses. Viejos rencores. Y odian a los vivos.

4 comentarios:

  1. Hola :)
    No hay nada que me alegre que ver/leer cualquier cosa relacionada con Percy Jackson <3 Me alegra que te haya gustado, gracias por la reseña ^^
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa igual ◑‿◐ jaja es siempre muy reconfortante ver a tus sagas favoritas por la blogosfera. Un besico, Jess.

      Eliminar
  2. ¡Hola Ana!

    Es cierto la formula que sigue Riordan pero como has dicho, logra engancharte siempre, es un autor que sabe hacer que los lectores se vuelvan adictos.. tienes que leer el último héroe del Olimpo, fue mi favorito... aunque hay partes del final que me pareció un poquito que sobraron pero que terminan por completar la historia, cuando lo leas te diré cuales son jijiji.

    Tyson Tyson eres el mejor, adoro este personaje!!!!!!

    No quiero decirte nada del último, pero hay varias cosas que estoy segura te van a gustar, léelo léelo léelooooo ajajaja

    Besos y Feliz Navidad!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo leí. Yani. Es condenadamente bueno, aunque me dolió mucho la muerte de ya-sabes-quién. Así que espero con ansias que me digas cuáles son esas partes que dices.

      Eliminar

Venga, despotrica.