30/5/12

Reseña: Crónicas Marcianas - Ray Bradbury







Título: Crónicas Marcianas
Título original: The Martian Chronicles
Autor: Ray Bradbury
Traducción: Francisco Abelenda
Editorial: Minotauro
Páginas: 244
Año: 1946 | por la presente edición: 1994


―Es bueno renovar nuestra ca-
pacidad de asombro ―dijo el filó-
sofo―. Los viajes interplanetarios
nos han devuelto a la infancia.

Reseña:
Primero que nada me gustaría decir: ¡Dios bendiga las ferias de libros usados! Pues fue en una de estas dónde tuve la oportunidad de conseguir Crónicas Marcianas, Las doradas manzanas del sol y Las maquinarias de la alegría, claro, pero como “tener la oportunidad” no significa, precisamente, salir victorioso de ella; sepan que sólo me quedé con el primero, pues estoy tan mal que ni para un montoncito respetable de libros usados me da mi bolsillo. Pero eso ya es aparte, además se sintió bonito, aunque sea, coger a los otros pequeñajos en brazos y susurrarles “yo sabía que existían…”. Ya saben, la maldición del libro descontinuado; esa que nos aqueja a los más tercos lectores, ilusos y ávidos buscadores. Una promesa de reencuentro y listo, a lo que sigue.

Ejém.

Sería bueno que supieran esto: Yo la verdad no pretendía volver a reseñar algo de Bradbury. Creía que ya se había dicho lo suficiente como para picar el gusanito de la curiosidad en ustedes, y seguir yo con lo mío campante e hilarante. Mi yo egoísta no quería volver a teclear una sola palabra, quería seguir leyendo más y más sin compartir nada, con nadie. Pero lo cierto es que todavía queda algo que decir. Siempre hay algo que decir, cada vez más, de hecho.

Crónicas Marcianas ha superado mis expectativas (big expectation). De nuevo me encuentro con la poesía narrativa de Bradbury, esa que tanto encandila, que tanto conmueve… y a veces agobia. Me mosquea cuando parece no querer decir las cosas completas, esas breves y continuas ocasiones en las que te regresas una línea o dos para enterarte bien de lo que pasó. Fue algo grave, eso lo sabes, pero no estás muy seguro de si sabes bien por qué. Además, claro, de que habla como loco, como ese anciano de la tienda de artesanías en el centro que habla de una época lejana (que dice que fue en el pasado pero que no estás muy seguro) como si todos hubieran estado ahí, y supieran exactamente de lo que habla. ¡Ah claro, el juguete favorito de los marcianos, sí, lo conozco, yo lo usé también! Uno siente como si lo dejaran fuera. Y él se pavonea de lo que tiene, del lugar en el que estuvo, de los marcianos con los que tomó la cena y de los secretos de la vida, el universo y todo lo demás que a él le contaron, y nosotros jamás sabremos.

Bradbury es, en sí mismo, un genio. Pero eso ya lo había dicho, o al menos insinuado. Un genio, sí, un genio sensible, poético, radical, hogareño, romántico a su manera y fatalista, sobre todo esto último. Eso sí no lo había dicho antes. Me costó tres libros darme cuenta de ello, aunque es tan evidente. Eso es lo que el enamoramiento provoca en uno, convierten a la muerte en algo irreal, nos tapa los ojos, nos acaricia la frente y nos susurra buenas palabras. Y así pasa… muerte tras muerte… y nosotros ni nos percatamos de ello. Todo por culpa del enamoramiento.

Esto es lo que yo quiero decir (en esencia) sobre el libro, y más precisamente sobre Bradbury. Sin entrar mucho en tecnicismos. Sólo el sentimiento, que se mantiene en un flujo constante de melancolía, fatalidad, impotencia, nostalgia, cariño, humanidad y belleza (haciendo como si estos dos últimos en realidad fueran sentimientos).

Crónicas Marcianas es eso tal cual, literalmente. En una serie de relatos (cada cual más asombroso, cada cual más maravilloso, cada cual más fatalista) Bradbury nos va contando, sin inmediata relación alguna, la historia de un planeta, una raza… y una invasión, no a nosotros, no a la tierra, si no a Marte. Una terrible historia que no querremos seguir leyendo, porque hay demasiada tristeza, para nosotros, los lectores, los que nos enamoramos completamente del planeta rojo… y su cultura, y nos convertimos en Spender y queremos morir también. Un total de veintisiete relatos (más un prólogo de Jorge Luis Broges, grata sorpresa), sin aparente relación entre sí, que al final terminan siendo la historia entera, las crónicas, de aquel lugar y aquella raza, con la que todos, en algún momento, hemos soñado. Fantasía y hermosura que fluye a raudales entre línea y línea. Relatos de diferentes ciudades, diferentes escenarios y diferentes protagonistas que se cortan justo en el momento exacto, para decir sólo lo que es necesario decir… y no más. Dejaría de ser Bradbury entonces.

"The Martian Chronicles", ilustración de Whelan Michael

― [...] En todas partes veo cosas usadas. Cosas que fueron utilizadas durante siglos. Si usted me pregunta si creo en el espíritu de las cosas usadas, le diré que sí. Todas las cosas que hoy nos rodean sirvieron algún día para algo. Nunca podremos utilizarlas sin sentirnos incómodos. Y esas montañas, por ejemplo, tienen nombres... Nunca nos serán familiares; las bautizaremos de nuevo, pero sus verdaderos nombres son los antiguos. La gente que vio cambiar estas montañas las conocía por sus antiguos nombres. Los nombres con que bautizaremos la montañas y los canales resbalarán sobre ellos como el agua sobre un pato. Por mucho que nos acerquemos a Marte, jamás lo alcanzaremos. Y nos pondremos furiosos, ¿y sabe usted qué haremos entonces? Lo destrozaremos, le arrancaremos la piel y lo transformaremos a nuestra imagen y semejanza.

Libro imprescindible, no del género, no del autor... sólo imprescindible, a secas. Léanlo si tienen la oportunidad. Yo, cada vez más enamorada. Aún es primavera. Y aquí la dejamos.

Centinela.

28/5/12

Reseña: Traicionada - P. C. Cast y Krisitn Cast

TRAICIONADA
Título Original: Betrayed
Autoras: P. C. Cast y Kristin Cast
Editorial Trakatá
Páginas: 282
ISBN: 978-84-9800-471-7

 La novata vampira Zoey Redbird consigue adaptarse a la escuela de vampiros la Casa de la Noche. Por fin se siente como en casa, e incluso es elegida como líder de las Hijas Oscuras. Y lo mejor de todo, se echa un novio o dos. Pero entonces ocurre lo impensable: aparecen asesinados algunos adolescentes humanos, y todas las pruebas apuntan a la Casa de la Noche. Zoey comienza a darse cuenta, mientras el peligro acecha a los humanos de su antigua vida, que los mismos poderes que la hacen única pueden a la vez suponer una amenaza para aquellos a los que ama. Entonces, cuando más necesita a sus nuevos amigos, la muerte golpea la Casa de la Noche y Zoey tiene que enfrentarse con coraje a una traición que puede partirle el corazón, el alma y hacer que se tambalee todo su mundo.

Opinión Personal:
Juré que no leería más los libros de “La Casa de la Noche”, pero decidí que debía darle la oportunidad porque quizá la saga podía mejorar con el segundo libro. Bueno, ya sabía a lo que me atenía, así que no fue demasiado sorprenderte el volver a toparme con unos personajes que no me agradaban demasiado. Cuando leí Marcada, pensé que Zoey era insoportable y que sus amigos me gustaban más que ella, pero con la lectura de Traicionada terminé loca con la mayoría de ellos. Sí, hay ciertas partes de la historia en la que los personajes no me hicieron berrear, pero también hay muchas otras en las que tuve que declarar la guerra a las gemelas, la mismísima Zoey y Stevie Rae. Mis preferidas son las villanas, de eso no hay duda.

Oh, sí. También nos topamos con todo eso de que Zoey se la pasa diciendo: “No soy una guarra.” Y yo, honestamente le contesto: “Sí, Zoey, lo eres. Acéptalo.” Y voy al punto, porque algo que me molestó fue que Zoey decía una y otra vez que debía terminar su relación con su novio humano para continuar libremente su relación con su novio Erik Knight. Y pensaba mucho en ello, repetía muchos pensamientos sobre ello, ¡pero no hacía nada!

Pero dejando de lado todo eso y rescatando las partes en las que pude soportar sanamente a los personajes, puedo decir que la trama sí mejora un poco. Desgraciadamente, no mucho. La escritura de las Cast sigue siendo fluida y simple, y eso me parece muy bien, porque hace la lectura agradable, pero el verdadero problema es aguantar a Zoey, a sus amigos y a sus indecisiones. Superando ya todo aquello, me encontré con algunas traiciones que definitivamente me hicieron pensar que la historia se estaba enriqueciendo mucho; también hubo una que otra adición de personajes que me resultó bastante satisfactoria y sobre todo, hubo una pérdida que me gustó demasiado (hasta el punto de que derramé lágrimas).

Pienso que el problema se debe a que no hay un objetivo. Quiero decir, por ejemplo: con Harry Potter y la piedra filosofal sabíamos desde la mitad del libro que todo el asunto se debía a la piedra filológica; con Los Juegos Del Hambre, el punto primordial era que Katniss debía salir con vida de la arena; etc., etc., etc. Pero con esta saga, no hay ningún objetivo visible y toda la historia es como llevada por el viento, que pase lo que tenga que pasar, porque nada está planeado. Y es por eso, que al final del libro, me molesté mucho porque cuando parecía que todo estaba cambiando ̶ un poquito- para bien, hubo algo que me pareció que fue puesto sólo porque sí. Al ser una escuela de vampiros en la que se realizan rituales y en cierta forma se trata con magia, pienso que debe haber leyes o mucha información que avalen los sucesos, que expliquen el porqué de las cosas, pero siento que las autoras visualizan el final del libro y lo único que hacen es meter relleno, relleno ¡y más relleno!

Sé que estoy destruyendo el libro y probablemente la mayoría de ustedes piensen que no vale la pena darle la oportunidad, pero recuerden que esto es solo mi opinión. A mí no me agradan los personajes ni cómo van tomando lugar los sucesos, pero puede que a ustedes sí. So… yo les digo que en comparación con el primer y tercer libro ̶ que ya he leído  ̶  éste es el mejor. A pesar de las muchas molestias que me provocó mientras lo leía, el final fue bastante agradable y sí me dejó bastante interesada con la historia. Y ahora, sólo queda la decisión de ustedes.

Sin más por el momento, me retiro.
Saludos de Banana.

26/5/12

IMM #9: El consuelo previo

¡Ya vienen! ¡Ya vienen! ¡Ya vienen las vacaciones! Y eso significa que todo el mes de Junio estará lleno de exámenes y trabajos, estaré estresada y seguro echaré de menos las lecturas que… Wait a minute! Soy una floja de lo peor que no lee mucho últimamente. Pero sí, echaré de menos observar las moscas volar. Mientras me preparo mentalmente para tal odisea y tomo las armas necesarias para enfrentarme a una futura, y muy dura, batalla, les presento los libricos de este IMM que me sirven como un consuelo previo.


Primero, tenemos los prestados por Akirytha Chan, una amiga de la universidad *aplausos y vítores para ella*: Traicionada y Elegida, de P. C. Cast & Kristin Cast. Traicionada es la segunda parte y Elegida la tercera de la saga La Casa de la Noche. Y como ya terminé uno y estoy a solo unas cuantas páginas de acabar el otro, pronto les estaré compartiendo mi opinión.



Y seguimos con los no-míos. Amor en el infierno, de Varios Autores. En la reseña los mencionaré, lo juro, es que hoy tengo flojeritis aguda. Y otro, del que olvidé tomarle una foto al lomo *pueden enviarme un cruciatus*, prestado por un profesor, dirigente de un Círculo de Lectores al que me uní. Y que es condenadamente genial, porque nos llevan galleticas, café y refrescos y charlamos de libros bonitos, uno come y lee, luego habla más, se lleva los libros… y etc., etc., etc. ¡Ah, sí! El libro es: El diario de Ana Frank, de Ana Frank. ¡Já!




Bueno, ahora es el turno de la popular saga Los Juegos Del Hambre, de Suzanne Collins. Ah, gracias a mi amiga que me hizo el favor de traérmelos de la librería. Se ven muy bonitos y lucen apetitosos, pero para ser honesta, no creo tener una buena salud mental y emocional como para aguantar tanto dolor.  So… no sé si habrá reseñas pronto o en un futuro lejano. 


Y esos fueron todos los libricos. Mentira, ¡me conseguí otro ejemplar de los relatos ilustrados de Sheil Silverstein!, pero olvidé tomarle foto. En un futuro, quizá.



Pero no pierdo la oportunidad de mostrarles mis nuevas adquisiciones cinéfilas: Percy Jackson y el ladrón del rayo (¡yey!, al fin); ABC de amor (con el pequeñísimo Josh Hutcherson); y, Trumbo (una película con la que Centi se puso a flipar. O bueno, eso me dijo ella.) 



Y también, un separador muy bonito que me regalaron en el Círculo de Lectores. Y ya, charlando del grupo, les cuento que los mencioné a todos ustedes cuando me preguntaron sobre mi historia con los libros. Hablé sobre blogs de literatura y sobre cómo los comentarios de ustedes nos estimulan para compartir y fomentar  la lectura. El profe me pidió que patrocinara al Círculo en el blog, cosa que ya pensaba hacer. Si alguno de ustedes gusta dejar algún comentario, experiencia o cualquier palabrería respecto a la lectura o algún libro, yo estaré completamente feliz de llevarlo hasta el grupo y decir: ¡Hey! Escuchen, leeré algo que un comeletras comentó en el blog. Ah, sí. El otro es un separador que yo hice y que no me quedó muy bien.

Bueno, eso es todo… y creo que me expandí un montón. Así que mejor detengo a mis dedos y los dejo de fastidiar tanto. Saludos, pequeños comeletras.

¡Immobilus!

Adieu!

15/5/12

Que es que la nueva plantirilijilla + "el Año Nuevo según nosotras"

¡Ay, pero qué tarde se me ha hecho!

Queridines lectores: tengo aquí yo que anunciarles una blasfemia tal, que no nos la van a creer... Y es que dicen las malas lenguas por ahí, que según esto... IMAGINATURA... cumplió... err... exactamente un año de haber publicado su primer post. Hace diez días. Era Sábado. Se cumplió el aniversario... y nadie dijo nada. Y con nadie me refiero a Ana y a mi, por supuesto.

Qué si lo sabíamos... ¡Claro que lo sabíamos! Y habíamos hablado de eso en varias (muchas) ocasiones. Y de lo que se haría y de lo que no. Y de lo que se diría y de lo que no. Ya saben... un año, es importante, no tanto, pero importante; o significativo, al menos. ¡Y pues...!

Al final, no se hizo nada. Nada de eso que es muy normal (sorteos), nada subnormal (como en alguna ocasión comentamos Ana y yo: juntarnos, hacer partyrock, derramar felicidad extrema), ni siquiera una mencioncita, chiquitita. Náh de náh (como habrán notado). Aunque yo había quedado muy formal a que cambiaría el diseño (bueh, algunas cosillas), y subiría, aunque sea, una entradita. Quedé formal, formal formal. Pero pséeeeh... el trabajo, la escuela, ya saben.

Y bueno, ahora, diez días después de haber cumplido nuestro primer añito en la red, me pongo feliz, les doy anuncio y, les presento la nueva imagen... creo.



.
.
.

Y el "recuerdito". Osea, la cabecera anterior:

Todavía quedan algunos detalles a pulir. Cómo que la cabecera ella muy bien, pero al subirla se pone de mala calidad (¿la ven? ¿lo notan? ¡se ve borrosa! :@). O los blockquotes que los voy a ir cambiando/modificando o, de plano, quitando. Y también el fondo, que no me termina de convencer, que quiero uno verde bonito que le pegue pero no encuentro, que ya intenté modificar este mismo pero no le doy al tono y que bueno...

¡Se aceptan regalos! Como, ya ven, la cabecera anterior era un regalo (yo no podría hacer una cosa tan linda, sencilla y linda), y así, pues... ahora ando mendigando fondos-verdes-bonitos-quelepeguen, ya ven (?).

La verdad yo no quedé excesivamente feliz con el resultao', tenía otra cosa en mente (que ya olvidé, de tanto trabajo) y bueno, después de nosecuantashoras sentada aquí, así quedó. Sonrían, cabrones. Que no quedó tan "pior".

Y tal, y tal y cual cosa...

Ahora, sólo me queda decir lo que debí haber dicho hace diez días (que era Sábado, que era 5 de Mayo):

¡Feliz año nuevo imaginaturiano!

(con listas de propósitos y todo, que son, básicamente: estar más activas y leer más, mucho más. Amen)


Esperamos otro añito, aunque sea (no somos muy exigentes, ¿vieron?). Que por cierto, se pasan muy rápido (¡Ana!, ¿de verdad ya cumplimos un año? D:). En fin, gracias por seguir aquí, blah blah blah... sin ustedes no seríamos nada, blah blah blah... No, ya de verdad: ¡GRACIAS! Se merecen un millón de regalos, ¡por bonicos!... pero pues... eso no va a pasar *sonrisa de lado*. O quien sabe... igual y uno o dos.

Y puesssss, camarada... creo que eso era todo lo que quería decir.

¡Nos leemos!


NOTA I: El diseño está a prueba por que... pues porque sí. Abierto a posibilidades de cambio (ya sean parciales, insignificantes o completo). O, en su defecto, un retroseso; que a "tolo muno" parecía gustarle el otro diseño, ¿eda que sí?

NOTA II: ¡200 seguidores! Gente achuchable.

2/5/12

Mini-Reseña: Daisy Miller - Henry James


DAISY MILLER
Título Original: Daisy Miller
Autor: Henry James
Páginas: 
Editorial: Universidad Veracruzana
ISBN: 9688347590

Frederick Winterbourne conoce a Daisy Miller en Vevey, Suiza, por primera vez. El muchacho se encuentra visitando a su tía en aquel país y pronto se ve atraído por la joven que conoció en el jardín del hotel. Contra todo comentario negativo proveniente de su tía, Frederick se empeña en mantener una relación amistosa con la señorita Miller. Confundido por el comportamiento de Daisy e impresionado por su belleza, Frederick confía en prolongar su amistad más allá de la distancia; es debido a esto, que cuando se reencuentran en Italia, está decidido a proteger a su amiga de la mala compañía del caballero Giovanelli.

Opinión Personal:
Ni siquiera sé cómo describir “Daisy Miller”. Es solo esta sensación de conocer ya la pluma de Henry James. De inmediato sentí que amaría el relato. Quizá son locuras de mi mente, pero la verdad es que sí lo disfruté. No es que sea el ritmo te llene de adrenalina ni que los personajes te enamoren con sus personalidades.

Creo que todo se debe más bien al peculiar estilo de narración que usa el señor James. Las palabras son ligeritas y parecen volar; es más, te transportan a todos estos lugares que visitamos junto al personaje principal. Y la armonía se hace presente entre ellos y los personajes, los sucesos y las diversas temáticas.

No hay mucho más que yo pueda decir. Es básicamente la misma opinión expresada para “Los papeles de Aspern”. Eso sí, el final del relato es bastante inesperado y demasiado rápido, me sobresalté porque no podía creer que ya había terminado. Fue demasiado apresurado, en mi opinión, pero sí recomiendo este relatín. No tardaran mucho con él.